La firma de moda Stradivarius

Image

Stradivarius, con el logotipo que usa su inicial letra S por la clave de sol indicando el inicio de una nueva partitura musical, es una de las enseñas de moda de españa más conocidas de las que se pueden conocer.

Sus novedades y creaciones se orientan en el sector de la mujer, ofreciéndoles estilos muy elegantes y originales. Además, cuenta con estilos bastante variados para que toda muchacha pueda dar con el estilo de artículo que mejor se adapte a sus intereses y requisitos.

La verdad es que prácticamente ninguna chica se resiste a comprar únicamente 1 prenda de Stradivarius, sino que la idea por conseguir cualquiera de los artículos de la línea de complementos y accesorios de ropa termina siendo mucho más poderosos que ellas y siempre dan con un accesorio, pulsera o bota que le consiga el complemento perfecto al conjunto. 

Las características tan propias de Stradivarius son lo que los llevaron a conseguir este sitio tan importante en el sector de la moda, puesto que tiene puntos de venta en la actualidad en más de cuarenta y cinco territorios. 

Reflexiones de eventos de ropa y moda

Image

A saber dónde han disfrutado sus últimas vacaciones Victorio & Lucchino. Por la escenografía todo hacía presagiar

un paisaje provenzal pero cuando el ambiente apuntaba a que aparecería en pasarela la conjunción de algodones

blancos y olor a heno mojado, todo quedó en el ligero tono lavanda de algunas prendas y el resto de la noche

sevillana pasó a ser un puro paseo por un palacio rococó. Un palacio, eso sí, donde los trampantojos acaban en

estampado de pareo y los adamascados de las tapicerías terminan por desprenderse del tejido y quedan instalados a

modo de flecos en unas miniblusas agosteñas. La cosa no queda ahí: del palacio se han dedicado a deshacer

almohadones y cojines, y de eso da buena cuenta el sinfín de vestidos con un mar de plumas superpuestas. ¿Será esta

vez París el Parnaso de nuestros diseñadores? Porque sin duda ha sido también ahí, en alguna «discoteque» de los

mejores setenta donde han recolectado la sesión de lunares y cuadros gigantes en colores compactos: fucsia, negro y

rojo, y que el cielo les juzque (por esta vez).

Victorio & Lucchino, pese a las incursiones en algún «bateau mouche», siguen aferrados a esa magna opera de

convertir el volante y el chal en patrimonio de la humanidad. Desde luego, la Unesco no podrá objetar el más mínimo

argumento hasta hoy. Los de la próxima primavera-verano están bordados con primor y rosas, van atados a la cintura

o sirven para desmelenarse en pleno farragosto mientras que el volante adorna los pantalones cortos hasta rozar el

suelo, con un aire de carnaval de Río que, ya digo, no dejaba claro el paraíso de inspiraciones de este genio de

dos cabezas.

Resumen de desfiles del mundo de la moda

Image

Rojo, negro, blanco, bronce, plata y crema. No necesita nada más Roberto Torreta para beber de los años ochenta y

hacer de ellos una versión cuidada en tejidos y formas. Cuidada, ojo, no implica discreta. Su mujer es llamativa,

de arrojo, brillante y de corazón metálico como cada una de sus prendas en lúrex. Se entretiene en coser

lentejuelas de bronce al algodón blanco para entregarse luego a la napa —lo mejor de su colección—, que le permite

el juego entre la dureza masculina del material y lo femenino de la forma, sobre todo en chaquetas y pantalones

ajustados. Reserva el punto de seda para vestidos hiperfemeninos y trabaja el estampado con láser para sugerir

formas difuminadas o espacios a lo Mondrian. María José Navarro, en cambio, no piensa esconder sus orígenes

valencianos y propone un festival de color. La diseñadora se encuentra a gusto con el patrón japonés. Mangas tres

cuartos, chaquetas a la cadera y pantalón recto; tejidos sedosos, otros que parecen tan vulnerables como el

papel… Se bate el cobre —un color que, por cierto, señorea en su colección— y se acerca a Fellini y a la Roma de

los años cincuenta para robarle cuellos, acabados y ese espíritu de una «città» de adoquines y luz de farola a la

espera de una mujer que la pise con feminidad. Una vez montados en el sidecar del tiempo, encontrará en las

propuestas de Carmela Rosso desde faldas de cintura de avispa y godets hasta lunares del tamaño de una pasión.

Sobre ruedas, no hay quien impida a esta diseñadora desplazarse hasta los estampados «disco» de los ochenta o, si

lo prefieren, a los momentos más memorables y glamourosos de «Vacaciones en el mar». A eso vamos, y con alegría.